El Statu quo, los cambios sociales y los valores universales

Anne Morow Lindbergh, escritora norteamericana y aviadora del siglo XX dijo” solo en el crecimiento, la reforma  y el cambio (paradójicamente) se puede encontrar la seguridad verdadera..”

Es evidente que los cambios sociales tienen una cara humana y por ende un sentido social, a veces excesivamente influenciado por la tecnología y las tendencias globales, tal y como se pone de manifiesto en el libro “Hacia un mundo deseado..cambio social y conflicto” de Josep Redorta. Este tema ha sido  recurrente desde el cambio de siglo y las preguntas aun sin respuestas de hacia donde se dirige la humanidad algunas tienen respuesta y otras siguen en el aire.

La competitividad, la globalización , el consumismo, las redes sociales, los poderes financieros, el tercer mundo, etc.. impide vernos el horizonte de nuestro futuro con total claridad.

En este punto cabe hacerse una reflexión sobre los valores universales que fueron campo de batalla a mediados del siglo pasado desde la promulgación de la declaración de los derechos humanos  y la carta de las naciones unidas.

¿Siguen existiendo estos valores? Esta pregunta fué realizada a propósito de una conferencia en la ONU por Kofi Annan. A día de hoy se podria decir que ya han sido aceptados por los ordenamientos jurídicos de muchos países del mundo y se ha convertido en un punto de referencia para los ciudadanos .

Nuestros valores (los que practicamos ) son los mismos que la sociedad representa y son la fuente de sentido de nuestra vida ( así lo describe Josep Redorta en su libro). Los valores universales  más comúnmente aceptados por todos los organismos a los que hacemos referencia son: Amor, respeto, paz, libertad, bondad, justicia, prudencia, responsabilidad, honestidad, tolerancia, solidaridad, laboriosidad, perseverancia, lealtad, generosidad, amistad, fortaleza y agradecimiento.

La declaración de derechos humanos siempre tuvo una visión positiva del entorno y hoy por hoy es mas ampliamente aceptada de lo que fué hace décadas, sin embargo desde la llegada de la crisis mundial financiera, muchos de estos valores se han visto afectados. Por esta razón hace una década se quiso reavivar el espíritu fundador de estos principios  de desarrollo humano a través de los Objetivos de desarrollo del Milenio formado por 8 principios a conseguir en 2015 :

1.Erradicar la pobreza extrema y el hambre

2.Lograr la enseñanza primaria universal

3. Promover la igualdad entre los  genero y la autonomía de la mujer

4. Reducir la mortalidad infantil

5.Mejorar la salud materna

6. Combatir el sida ,el paludismos y otras enfermedades

7.Garantizar el sustento del medioambiente

8. Fomentar una asociacion mundial para el desarrollo

Todos estos valores en resumen  no están para servir a minorías ni a poderes supremos, sino todo lo contrario ,deben servir para que la gente viva su vida y organice su entorno ,(su sociedad) y estos  al mismo tiempo deben ser flexibles para que las personas se den cuenta la importancia y puedan llevarlos a la practica en sus realidades diarias. Se deben seguir fortaleciendo y defendiendo en todos los aspectos de nuestra vida

El sentido del cambio social se deberá dirigir para que todos nosotros disfrutemos de una vida mejor…..

Anuncios

Cinco pasos para enfrentarse a los problemas con filosofía..

 

Con el fin de año y la entrada del nuevo cada ser humano hace balance de su vida y de algun modo intenta sopesar las nuevas expectativas en su particular sueño de futuro.

Por suerte o por desgracia a lo largo de nuestras vidas el sentimiento generalizado de la falta de sentido nos acompañará y es que para muchos seres humanos, esta carencia la hemos normalizado en nuestras vidas.

Todavía en nuestros días se sigue acudiendo a la filosofía para tratar de encontrar respuestas allá donde la psicología y las terapias no han podido hallarlas.En el libro de Lou Marinoff “Mas Platón y menos Prozac” todas estas cuestiones se someten a un profundo análisis para finalizar con una mezcla  de existencialismo y creencias en las sabidurías que en otros tiempos sirvieron a nuestros antecesores en la búsqueda del sentido a sus vidas.

La ventaja que aporta la filosofía actual sobre otras disciplinas es que se adapta a cada individuo, además puede realizarse a solas o en compañía de profesionales. En multitud de empresas y gobiernos cuando las cosas se tuercen comienzan a preguntar a expertos, sociólogos , economistas, consultores y a los filósofos.

En la aplicación de la filosofía los problemas tienen un planteamiento inicial algo distinto denominado proceso PEACE y es que sus siglas indican el deletreo de las 5 claves o etapas  para atender los conflictos desde esta perspectiva: Problema, Emoción, Análisis, Contemplación y Equilibrio.

La mayoría de personas, pasan por las dos primeras etapas sin gran dificultad casi de forma natural, sin necesidad de ayuda. Las dos etapas siguientes estudian el problema de manera progresiva, y aunque se podría realizar  perfectamente, resulta más eficaz hacerlo con un guía o interlocutor para explorar nuevas opciones. El tercer paso suele conducir más allá de donde lo haría la psicología y por ultimo el equilibrio….

La identificación del problema se produce cuando todas las alarmas internas saltan,  con un poco de esfuerzo se puede llegar a concretar al máximo para poder comenzar con el control de la emociones, canalizándolas de forma constructiva (a veces percibida como una mezcla de aflicción, rabia y/o tristeza). Cuando llegamos al análisis, se enumeran y elimina opciones de las que se dispone para resolver el problema. La solución ideal pasa por normalizar tanto los aspecto externos (problema) como los internos (emociones), aunque nos siempre nos resulte fácil alcanzarla. En la cuarta etapa Contemplación, se da un pequeño paso atrás para ganar perspectiva y observa la situación en su conjunto y ahora toca clasificar en categorías  y hacer trabajar al cerebro para integrarlas todas.

Finalmente toca aplicar un enfoque filosófico para abordar  la situación, ya que cada filosofía ofrece interpretaciones distintas de lo que hay que hacer en cada momento.

Cuando entienda la esencia del problema ya estará preparado para emprender los actos adecuados y podrá afrontar los cambios inesperados que le esperan.

Un consejo: Cuando se disponga a definir el problema al que se enfrenta, procure averiguar lo que ocurre sin emitir juicios. Estos sucesos externos lo denominan los filósofos “fenómenos”.

 

 

Actitudes básicas frente al cambio en la mujer actual

La vida el tiempo y el cambio conforman un triangulo inseparable; a lo largo de la vida y sobre todo en la adultez se buscan barreras que frenen los cambios por temor a perder lo que se consiguió buscando añoranzas en un pasado que no volverá, y en un intento de volver a revivir experiencias pasadas muchas mujeres  y hombres a mitad de la partida, es decir en la edad media de la vida, deciden cambiar de cartas  y reglas de juego, cayendo en una carrera a la desesperada contra el tiempo en un intento de eternizar el presente.

Ahora bien, una cosa es ser optimista y otra creer en realidades inviables llevando esta actitud a un fracaso personal y profesional de lucha contra el tiempo.

En la obra  “Los cambios en la vida de las mujeres “de Clara Coria, Anna Freixas y Susana Covas con acierto describen las posibilidades de las mujeres actuales en un mundo cambiante y hostil cuya superación y éxito dependerá de las actitudes frente a ellos.

En sus propuestas aconsejan que las mujeres nos aliemos  contra el cambio , tomando posesión de ellos, como la manera de vencer al tiempo, acompañar su devenir asumiéndolos como protagonistas, en pocas palabras liderarlos en lugar de ser lideradas.

Las 3 actitudes básicas que se requieren en esta nueva era son fundamentalmente: aceptación, acompañamiento y protagonismo.

a)Aceptación: Es la condición necesaria pero no suficiente para tomar posesión de los cambios. Esta actitud implica que tiende a reconocer  que las condiciones  cambiaron y por lo tanto las situaciones dejaron de ser como eran antes; que el presente muestra una realidad distinta de la del pasado; que la realidad actual no responde a las expectativas forjadas a lo largo de los años (familia, empleo, vivienda, compromisos..) y supone reconocer que perdieron vigencia algunos sentimientos, intereses y necesidades que fueron defendidos en otros tiempos. Nuestra conciencia debe dar el primer paso.

b) Acompañamiento: de quienes nos rodean en  de nuestro entorno permite tomar posesión de los cambios, al mismo nivel en tiempo y forma, abriendo la posibilidad de atravesar la transición hacia el futuro que nos espera

c) Protagonismo: Pasada la incertidumbre de la transición hacia el cambio, apoderarse de uno mismo, desprendiéndose de lo antiguo y pasado, del mismo modo que se desprenden de la infancia un adolescente cuando desea alcanzar la juventud, eso si entendiendo que al desprenderse del pasado, no como perdida sino como transformación de la realidad dada e incluyéndolos en la memoria. Sin ánimos de ser prisioneras  en el afán de retener  pasado . De modo que la clave es vivir intensamente esta transición para no quedarnos atrapados en ella.

Son las mujeres las que  tropiezan con mayores obstáculos a lo largo de su trayectoria de vida por varias razones, muchos son debidos a condicionamientos de genero que inciden en el proceso de socialización de las mujeres, uno de ellos el modelo de maternidad  considerado como vitalicio dificulta en mucho estos procesos de cambio, la dependencia afectiva, económica y legal de la mujer que aun sigue vigente, sin olvidar la subjetividad femenina como “satélite del deseo ajeno”

En definitiva para adaptarnos a los cambios que nos sobrevienen las mujeres debemos  caminar ligeras de equipaje y desprendernos de los lastres que nos frenan……

Extraído de la Obra: “Los cambios en la vida de la mujeres” Temores, mitos y estrategias.

El poder del optimismo en la negociación

Extracto del libro “La mujeres no se atreven a pedir;Saber negociar ya no es sólo cosa de hombres”  Linda Babcok y Sara Laschever. Editorial Amat

La informacion durante los procesos de intercambio en una negociacion unido al optimismo respecto a lo que esta disponible y es posible, concede a quienes lo utilizan un poderosa ventaja en la mesa de negociación.

Si bien es cierto que es tipico que las mujeres se fijen unos objetivos menos agresivos que los hombres en el ambito de los negocios, suelen plantear ofertas  mas modestas y ceden mas rapidamente. Según Linda babcok y Sara Laschever es frecuente que las mujeres se sientan inseguras respecto a lo que se merecen, se preocupen porque si piden demasiado,eso pueda amenazar una relación o tienen miedo de que la gente que las rodea pueda reaccionar mal si piden demasiado. Además, las mujeres tienen tendencia a ser menos optimistas que los hombres en cuanto a lo que pueden conseguir en una negociación. También se sienten menos cómodas que los hombres al correr riesgos, y a menudo les falta confianza en su confianza de negociación, lo que les hace pedir únicamente cosas que sean fáciles de conseguir.

La falta de optimismo de las mujeres respecto a las recompensas disponibles pueden llevarlas a predeterminar su propio destino antes de que empiece una negociación, ya que pidiendo demasiado poco limitan por adelantado lo que pueden conseguir.

Las investigaciones sobre las conductas utilizadas en la negociacion descubre que utilizar informacion del mercado y otras directrices establecidas externamente para fijar objetivos puede mejorar, sustancialmente , los resultados de las negociaciones de las mujeres. Otro de los estudios que realizó Hannah Riley y Kathleen Mcguin sugiere que el empleo de directrices externas no sólo aumenta los objetivos de las mujeres sino que tambien les ayuda a conseguir unos acuerdos mejor negociadosk e incluso puede eliminar la diferencia de género en los resultados.

Si el optimismo es cuestión de cúanto creemos que está disponible, correr riesgos es cuestión de “Ir a por ello”-arriesgarnos para conseguir tanto como podamos- y los hombres parece que están mas comodos que las mujeres corriendo riesgos. Los estudios que han incluido a sujetos de todo el mundo han demostrado que es menos probable que las mujeres se dediquen a actividades que involucren un riesgo fisico.

Los hombres y las mujeres tambien se dedican a actividades que implican, de manera diferente, el riesgo social. Centrandonos en las mujeres, es más corrient que perciban esta clase de actividades como amenazadoras e intenten eludirlas.

Las mujeres no solo aplican el optimismo, menos riesgos sino que  hacen de la cautela su mejor arma, en este sentido, la precaución puede impedir que las mujeres  rompan reglas y desafíen el estatu quo mientras están creciendo.

Hay que señalar que el optimismo excesivo  puede ser problematico  (expectativas altas) y puede conllevar a que las mujeres planteen objetivos reducidos y se conformen con menos en sus negociaciones . La confianza en sí misma se convierte en su mejor aliado, ya que les mantiene mas tiempo en el juego, intentando encontrar maneras de conseguir lo que quieren.

Una manera eficaz de ganar autoestima en la negociacion  es utilizar tecnicas de autodirección, examinar las barreras  y desafios reales para aumentar la sensación de control sobre el proceso de negociación.Lo fundamental, segun Linda Babcok es que sean cuales sean las situaciones personales y profesionales, las mujeres pueden alcanzar más en una negociación si entran en ella con unos objetivos más ambiciosos. Esto les ayuda a concentrarse más a defender su terreno y empezar con más.