Actitudes básicas frente al cambio en la mujer actual

La vida el tiempo y el cambio conforman un triangulo inseparable; a lo largo de la vida y sobre todo en la adultez se buscan barreras que frenen los cambios por temor a perder lo que se consiguió buscando añoranzas en un pasado que no volverá, y en un intento de volver a revivir experiencias pasadas muchas mujeres  y hombres a mitad de la partida, es decir en la edad media de la vida, deciden cambiar de cartas  y reglas de juego, cayendo en una carrera a la desesperada contra el tiempo en un intento de eternizar el presente.

Ahora bien, una cosa es ser optimista y otra creer en realidades inviables llevando esta actitud a un fracaso personal y profesional de lucha contra el tiempo.

En la obra  “Los cambios en la vida de las mujeres “de Clara Coria, Anna Freixas y Susana Covas con acierto describen las posibilidades de las mujeres actuales en un mundo cambiante y hostil cuya superación y éxito dependerá de las actitudes frente a ellos.

En sus propuestas aconsejan que las mujeres nos aliemos  contra el cambio , tomando posesión de ellos, como la manera de vencer al tiempo, acompañar su devenir asumiéndolos como protagonistas, en pocas palabras liderarlos en lugar de ser lideradas.

Las 3 actitudes básicas que se requieren en esta nueva era son fundamentalmente: aceptación, acompañamiento y protagonismo.

a)Aceptación: Es la condición necesaria pero no suficiente para tomar posesión de los cambios. Esta actitud implica que tiende a reconocer  que las condiciones  cambiaron y por lo tanto las situaciones dejaron de ser como eran antes; que el presente muestra una realidad distinta de la del pasado; que la realidad actual no responde a las expectativas forjadas a lo largo de los años (familia, empleo, vivienda, compromisos..) y supone reconocer que perdieron vigencia algunos sentimientos, intereses y necesidades que fueron defendidos en otros tiempos. Nuestra conciencia debe dar el primer paso.

b) Acompañamiento: de quienes nos rodean en  de nuestro entorno permite tomar posesión de los cambios, al mismo nivel en tiempo y forma, abriendo la posibilidad de atravesar la transición hacia el futuro que nos espera

c) Protagonismo: Pasada la incertidumbre de la transición hacia el cambio, apoderarse de uno mismo, desprendiéndose de lo antiguo y pasado, del mismo modo que se desprenden de la infancia un adolescente cuando desea alcanzar la juventud, eso si entendiendo que al desprenderse del pasado, no como perdida sino como transformación de la realidad dada e incluyéndolos en la memoria. Sin ánimos de ser prisioneras  en el afán de retener  pasado . De modo que la clave es vivir intensamente esta transición para no quedarnos atrapados en ella.

Son las mujeres las que  tropiezan con mayores obstáculos a lo largo de su trayectoria de vida por varias razones, muchos son debidos a condicionamientos de genero que inciden en el proceso de socialización de las mujeres, uno de ellos el modelo de maternidad  considerado como vitalicio dificulta en mucho estos procesos de cambio, la dependencia afectiva, económica y legal de la mujer que aun sigue vigente, sin olvidar la subjetividad femenina como “satélite del deseo ajeno”

En definitiva para adaptarnos a los cambios que nos sobrevienen las mujeres debemos  caminar ligeras de equipaje y desprendernos de los lastres que nos frenan……

Extraído de la Obra: “Los cambios en la vida de la mujeres” Temores, mitos y estrategias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s