El síndrome de Juana de Arco y el altruismo

Cuando sientes un impulso irrefrenable de ayuda a los demas de tu entorno , es cuando envolvemos nuestra vida de un halo de altruismo y generosidad sin limites. La crisis que vivimos esta sacando lo que tenemos dentro y adquirir la capacidad de poner en marcha todos los mecanismos de ayuda prosocial tanto a amigos, necesitados, desahuciados, pobres ,etc.. o involucrarte en actividades de voluntariado forma parte de un pilar fundamental como ser humano y comprometido/a.

Pero llevarlo a su maximo exponente supone, con mucho, sufrir lo que los psicologos denominan  “Sindrome de Juana de Arco” , es decir, la idea de que podremos salvar a la humanidad o al mundo. En este proceso la persona necesita imperioramente dedicar gran parte de su esfuerzo y energias a estas “causas perdidas”, hecho que termina deteriorando las necesidades propias, al dejar de lado responsabilidades basicas hasta empeorar las relaciones que quedan fuera de ese campo de acción.

Finalmente , ante la imposibilidad de “resolver” los problemas en cuestión, se va sintiendo cada vez más hostil y resentida, casi quemada,y acaba por sumir a la persona en un estado de ánimo negativo, pudiendo aparecer in extremis sintomas de ansiedad, depresión y obsesión.

¿Donde esta la equidad entre egoismo y altruismo? En el punto medio reside la virtud, decía Aristoteles, y en verdad el altruismo, como palabra la forjó el filósofo Augusto Comte, padre del positivismo, a partir de la palabra italiana Altrui -el otro-, derivada del latín alter,a, um, como oposición a egoísmo. El altruismo se refiere a la solidaridad interpersonal.

Desde la psicologia social se define el altruismo como el sentimiento de preocupación por los demás y los comportamientos de dedicación y entrega a los otros y ha sido estudiada en la ultimas decadas, sobre todo a partir de los noventa,  a raiz de la multiplicacion del fenomeno del voluntariado y la ampliacion de redes por todo el mundo de las ONG,s y el tercer sector.

El altruismo puro, sin ocuparse de uno/una mismo/a puede llevar a un malestar personal de incomprensión, y para buscar el equilibrio ante este síndrome, es necesario velar por nuestro propio bien (y por el de los demás, siempre que esto no ponga en peligro el bienestar propio), de manera que así nos protegemos de los extremos sin sobredimensionar la realidad.

¿Topico o verdad? En comparación entre hombres y mujeres , las conductas de ayuda, segun la investigacion empirica, ha puesto de manifiesto que las mujeres ayudan más en todas las ocasiones.

¿Porque ayudamos incluso a desconocidos?

Si la norma de reciprocidad , norma universal, explica que deberíamos ayudar a quienes nos ayudan, en ocasiones esta norma no da respuesta al fenómeno del altruismo con personas desconocidas. La empatía es el nexo común, como estado afectivo al altruismo y desde la neuroanatomía se ha tratado de investigar desde el ámbito genético y biológico.

Los expertos de la psicología  tratan de explicarlo sobre la base de 7 teorias explicativas :

  • Empujado/a por normas sociales: Colaborar con los demás, bien de modo puntual o como voluntario en una organización, depende en muchas ocasiones de lo que este bien o mal visto por la sociedad.  En este sentido las normas sociales (normas de justicia social )  influyen y algunas personas quieren ayudar porque creen que es lo correcto y es lo que debe hacerse
  • Para Aliviar el estado negativo : lograr recompensas emocionales.  Se ayuda a los demás con el objetivo de reducir los propios sentimientos de angustia causados por la situación de las personas necesitadas (Schaller y Cialdini, 1988), es la denominada teoría del alivio del estado negativo
  • Para superar frustraciones en general.
  • Altruismo empatico: La activación empática produce una motivación altruista para reducir no la activación propia, sino el malestar o sufrimiento de los demás
  • Inversión en Capital Humano:ya que mejora las habilidades sociales, conocimientos, experiencia, puede favorecer el conocimiento del mercado de trabajo, aprobación, estima, etc., es la denominada teoría del capital humano.
  • Teoría del Intercambio: Cuando las recompensas sean más grandes que los costos es cuando se produce la actuación de ayuda. Ofrecemos compañía, amistad, amor, estima, etc. a los demás, las personas calculan interiormente costes y beneficios y determinan un saldo que les ayuda a decidir si mantienen o no esa interacción
  • Teoria de la esperanza: Nos implicamos cada vez más en la organización no con vista a recompensas inmediatas, sino para lograr mayor responsabilidad, poder, habilidades, etc en un futuro más o menos próximo.
  • Teoria de la equidad: plantea que las personas de una sociedad conocen lo que es equitativo y justo para los otros miembros de la sociedad.  Por tanto, nos sentimos a disgusto si recibimos todas las ventajas de una situación y no damos nada a cambio, ya que en este caso la relación no es equitativa
Lo que si esta claro es que el altruismo y el egoismo son las dos caras de la misma moneda ¿Cual es tu preferencia?….
Autora: Silvia Velasco Navarro

Extracto de :

http://www.iniciativasocial.net/porque.htm

Mente sana/revista prevenir/Marc Clemente-Psicologo-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s