La irracionalidad y los sesgos en la oposición (I parte)

brain

El V@lor de las Opositor@s. (II parte de El Tao de las Opositor@s)

Según los supuestos habituales en la toma de decisiones racionales ante la incertidumbre, se supone que las personas , y en este caso l@s opositor@s somos capaces de sopesar los diferentes resultados posibles en funcion de la probabilidad que cada uno tiene de producirse y de evaluar objetivamente cada uno de esos resultados, sin considerar que se presenta como un beneficio o una perdida comparado con algún punto de referencia adecuado.

Iremos realizando durante el largo proceso de estudio en la oposición (meses o años) una evaluación mental positiva o negativa segun se sucedan los hechos. Pues los externos son controlables hasta cierto punto ( fechas de pruebas y convocatorias) y los internos quizás menos controlables , las emociones que se desatan en nuestro interior segun vaya sucediéndose  las pruebas hasta la finalización. O si se fracasa o no se saca plaza en la primera oposición, se decide abandonar, cambiar a otra oposición (sector) o simplemente esperar a la siguiente.

Nuestra mente juega aquí un papel muy importante si no nos dejamos llevar por la irracionalidad y los sesgos. Todos somos irracionales parte del tiempo, y cuanto más  complejas son las decisiones que hay que tomar más irracionales son. Se podría pensar que la causa principal de la irracionalidad  es que la emoción nubla la capacidad de juzgar. Aunque se trata de un factor que hay que tener en cuenta, no es el más importante (Sutherland, 1992)

Hay que saber resolver bien los problemas derivados de la irracionalidad, es necesario comprender  estos efectos psicologicos y el papel que desempeñan durante el proceso de decisiones diarias. Vamos a desentrañar a continuación nuestros posibles sesgos:

SESGOS COGNITIVOS:

  • AVERSIÓN A LA PERDIDA
  • FALACIA DEL COSTO HUNDIDO
  • ESCALADA IRRACIONAL
  • EXCESO DE CONFIANZA EN NUESTROS PROPIOS JUICIO

sesgos 1

La recomendación para superar las falacias mencionadas son las siguientes*:

  • Sé consciente de cómo te afectan los costos hundidos a la hora de tomar una decisión. NO vas a poder cambiar cómo te sientes, pero sí que puedes detectar cuándo estás  siendo irracional y actuar de una manera más beneficiosa, aunque tu instinto te diga lo contrario (si, nuestro instinto a veces se equivoca)
  • Busca siempre el lado positivo. Aunque hayas invertido muchos recursos y ya no puedas recuperarlos, seguro que has aprendido algo valioso por el camino. Cuando cambiar de carrera a los dos años, no has tirado dos años a la basura. En el caso de la oposición lo estudiado para un sector te puede valer para otra oposición similar (temarios comunes). Has hecho buenas amistades , te has divertido y has adquirido conocimientos que podrás utilizar en el futuro. Viendo así las cosas , quizá te sea  menos doloroso abandonar.
  • Pidele opinión a alguien de confianza que no esté emocionalmente involucrado en la decisión, y que  por lo tanto pueda pensar de una manera más racional

*https://viviralmaximo.net/falacia-costohundido/

 

Autora: Silvia Velasco Navarro

Consultora, Formadora, Mediadora y Graduada en Trabajo Social

http://www.mediadordeconflictos.com

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s